martes, 26 de febrero de 2019


Este viernes pasado ( 22/02/2019), fui a ver la obra DIONISIO.
Interpretado por Rafael Amargo como Dionisio y por Rasta Thomas como Apolo. Fue una obra que me impacto por la buena interpretación no solo de estos dos “ciclopes” de la interpretación, tambien por todo el elenco que los acompañaba.
Es muy dificil llevar al baile una obra griega, es obra de “titanes”, pero ellos la hicieron maravillosamente, consiguiendo que el publico la viviera de  una forma maravillosa y lo que es mas dificil, entendiera esa dicotomia entre Dionisio y Apolo.
Lo apolíneo y lo dionisíaco es una dicotomía filosófica y literaria de la mitología en la antigua Grecia, el concepto de una dualidad.
La eterna lucha que advierte entre el bien y el mal, entre Apolonio y Dionisio, son constantes de la historia humana, y desde su perspectiva esa lucha no está resuelta, ni a favor de Apolonio, ni a favor de Dionisio.
Desde el riguroso análisis de los textos griegos, se realizó una crítica exhaustiva de la cultura occidental, basándose en la observación de las actitudes morales de las personas, vinculando a aquellos que se proponen un comportamiento moral virtuoso, ejemplar y luminoso a la visión apolonia, frente a otros dionisiacos que hacen de la oscuridad, el vicio, la calumnia y la corrupción otra forma de cultura y de comprensión del mundo.
En fin, gracias Rafael Amargo y Rasta Thomas, me habeis hecho pasar una velada muy agradable.

sábado, 10 de septiembre de 2016

EL VALOR DE LOS GALLEGOS










EL  VALOR  DE  LOS  GALLEGOS

Este año en vacaciones por Granada, Málaga, Marbella y Puerto Banus, al entrar en una de esas librerías de libros antiguos y muy baratos me encontré con este:

Reconquista de Santiago en 1.809, escrito por Ramón de Artaza en 1.909 y premiado ese mismo año en el Certamen Histórico Santiagués por el Ministerio de la Guerra.

En él se trata de la reconquista a los invasores Franceses de nuestra amada y querida Galicia.

Además de comentar las actuaciones de los jefes guerrilleros, al grito de “Deus fratresque Galleciae” ( ¡Dios y los hermanos gallegos! ) ;  tales como: Cachamuiña ( Bernardo González), La Carrera, Morillo, Mariano Troncoso ( Abad de Couto), Cayetano  Limia, Juan Rosendo( Abad de Valladares)  …… y otros muchos, también habla del Marqués de la Romana y  del General ingles Duque de Hierro      ( Lord Wellington ) que vino en nuestra ayuda, haciéndose cargo del Cuarto Ejercito. De este copio el glorioso documento que tendría que figurar con letras de oro en nuestra historia.

-. Guerreros del mundo civilizado -:
-. Aprender á serlo de los individuos del Cuarto Ejercito que tengo el honor de mandar. Cada soldado de él merece con más justicia que yo el bastón que empuño.
Todos somos testigos de un valor desconocido hasta ahora: del terror, la muerte, la arrogancia y serenidad, de todo dispongo a su antojo.
Dos divisiones fueron testigos de este combate original, sin ayudarles en cosa alguna, por disposición mía, para que llevaran una gloria que no tiene compañera.

Españoles: Dedicaos todos a imitar á los inimitables gallegos. ¡Distinguidos  sean hasta el fin de los siglos, por haber llegado su denuedo á donde nadie llego!  Nación Española, premia la sangre vertida por tantos cides. Diez y ocho mil enemigos con una numerosa artillería desaparecieron como el humo, para que no os ofendan jamás.

Cuartel General de Lasaca, 4 de Septiembre de 1.813.

Ya se ve, un ingles con toda su flema, habla así de nuestros ancestros.


Santiago Lorenzo Sueiro
Presidente de Alianzagalega

domingo, 21 de agosto de 2016

EL TRONANTE DE MEDELA










EL TRONANTE DE MEDELA
Se cuenta, y el cuento, que se da como hecho real, viene ya de muchísimos años atrás, que el cura de Santaya de Probaos (ayuntamiento de Cesuras, partido judicial de Betanzos) era un hombre tan bueno y tan santo, que su fama llegaba más allá de las tierras de Bergantiños y Barcala. El día de la fiesta patronal convidaba a comer a todos los pobres que a Santaya llegaban, y había que ver lo exquisito del caldo que para ellos hacía disponer el buen párroco, con su tocino y chorizo y abundantes patatas y, para acompañarle, sus buenos molletes de pan de trigo que él mismo repartía en grandes trozos. Y para todos había, gracias a Dios, que le proporcionaba al bueno del cura en sus tierras ricas cosechas de centeno y trigo que eran un milagro.
Le querían tanto sus feligreses, que en el tiempo de las sementeras, como en el de las siegas o la trilla, acudían complaciéndose a servir a quien tanto les valía y ayudaba con consejos y avenencias, si por caso tuvieran desavenencias entre ellos, como suele suceder entre hombres de todas las castas.
Pero el caso fue que un año empezó a llover y descargó una gran tormenta cuando la era del señor cura estaba cubierta de haces de trigo y la trilla iba ya a media mañana. Aquel año fueron muchos los ferrados de pan que se perdieron para el santo hombre y no pocos también los que se pudrieron en los graneros de sus feligreses.
Lo peor fue que el año siguiente, coincidiendo también con la trilla del párroco, otra tremenda tromba de agua, producida por la tronada aterradora que estalló con gran estruendo y no pequeños daños para todos los de la parroquia de Santaya, se repitió la catástrofe. Y así aconteció los subsiguientes años, tan desafortunadamente, que, amaneciendo días claros y limpios de nubes y luciendo el sol en todo su esplendor, de repente se entoldaba el cielo y los truenos retumbaban en los campos, a la vez que las torrenciales lluvias lo encharcaban todo.
Se decía que aquello no podía ser sino cosa del diablo o de brujas; tal vez las buenas obras y santidad del señor cura atrajeran en contra de él y de su parroquia las envidias de otras parroquias; tal vez el mismísimo diablo quisiera perderlo para tratar de condenarle, valiéndose de aquellos infortunios a fin de que renegara de Dios, que tanto le había ayudado siempre hasta entonces.
Pero llegó un día que, temiendo que no tendrían más suerte que en los años anteriores, acudieron a la casa rectoral, dispuestos para efectuar la trilla si por acaso fuere posible. Era en la víspera de San Juan de Medela, que tiene una ermita cerca de Santaya en la cual se celebra su romería.
El párroco, antes de comenzar a extender sobre el pavimento de la era los monllos de trigo, habló a sus feligreses diciéndoles:
Amigos míos: Hoy vamos a intentar nuevamente hacer la trilla de nuestro trigo; tengamos fe en que Dios nuestro Señor y el bendito San Juan de Medela han de apiadarse de nosotros y no nos dejarán de su mano. Os ruego que os dispongáis para la trilla; pero, pase lo que pase, no huyáis de la era, ni tengáis miedo alguno por lo que podáis ver, sea lo que fuere.
Después de esto, hizo llevar a la era un viejo armario que tenía en la bodega; en él se metió con un libro en la mano y se puso a rezar.
Pero cuando los trilladores, después de colocar las filas de monllos extendidos por la era, empezaron a golpear volteando los pértegos, estalló la tormenta con más fuerza que nunca. Los relámpagos y los truenos se sucedían sin tregua y los nubarrones, abriéndose, derramaron toda el agua de que iban henchidos. Los trilladores tuvieron un primer impulso de huida; pero, recordando las palabras del párroco, siguieron golpeando con los mayos en el trigo, a pesar de que la lluvia arreciaba en fuerza y cantidad. El señor cura, dentro del armario, seguía rezando y conjurando.
De pronto, al tiempo de retumbar un trueno horrísono que hizo estremecerse a cuantos allí  estaban, vieron caer de las nubes como unas grandes tenazas de hierro; y poco después, tras otro espantoso ruido, unas zuecas grandísimas; y luego, entre una gritería satánica, cayó el tronante causa de las tempestades, ser espantoso que parecía un gigantesco mono, tan contrahecho, negro y peludo como demonio del infierno, que el verlo producía terror.
Entonces salió el señor cura del armario, con el libro en la mano, gritando conjuros y diciendo:
¡Matadlo, matadlo, para que nunca más pueda hacer daño a nadie!
Y los feligreses trillaron en el tronante con más fuerza y saña que en los monllos del trigo sobre los cuales había caído. Y la tronada y la lluvia se calmaron y volvió a salir el sol.
Y dícese que enterraron el maligno espíritu productor de las tormentas con las zuecas y las tenazas al pie de la ermita de San Juan en la víspera de la romería, ya que por su intercesión se rompió el conjuro.

Santiago Lorenzo Sueiro
Presidente de Alianzagalega

domingo, 14 de agosto de 2016

UNA LEYENDA REDONDELANA










UNA LEYENDA REDONDELANA

Esta leyenda esta tomada de un libro de viajes escrito por un caballero navarro llamado don Julián Medrano. Robert Southey, en sus Cartas de España y Portugal, al describir su paso por Redondela recoge también esta leyenda; a ella se refiere asimismo Annette M. B. Meakin, en su libro Galicia, la Suiza española.
Es el caso que, allá por el año 1520, en Redondela, un hermoso puerto de mar, casi al fondo de la ría de Vigo, había un famoso astrólogo y adivino muy estimado no sólo allí, sino en Vigo, Pontevedra y en la mitad de Galicia; y se le consideraba como si fuese el profeta Daniel. Este astrólogo se llamába Marcolfo y, sacando pensión de todos aquellos lugares marítimos, alcanzaba largamente para comer y aun para ser tenido como hombre de posibles.
Por su fama, su buena presencia y sus dotes de sabido, gozaba de gran consideración, de suerte que, sintiéndose en condiciones para tomar estado y gustándole extraordinariamente la joven hija de un patrón marinero, hombre principal, a la cual por su hermosura llamaban <<La linda Almena>>, la solicitó por esposa y se casó con ella.
Vivieron así Almena y Marcolfo contentos y dichosos y se extendió la fama del astrólogo por aquello de tener, además de sus conocimientos científicos, hermosa mujer y muchos ducados.
Pero esto fue su perdición, porque esa noticia tan halagadora para él llegó a los oídos de un gran pirata, el más ambicioso y cruel corsario que por aquellos tiempos surcaba el mar Océano como único rey sobre las aguas.
Y aquel pirata, conocido por el capitán Sempronio, sintió en su corazón el antojo de que aquella era una presa que merecía ser buscada y conquistada; y buscó en efecto, por todas partes y con cuantas mañas imaginar pudo, el camino y los medios para dar el asalto, que esta vez consideraba mucho más fácil que los abordajes a que estaba acostumbrado sobre las movedizas y agitadas aguas del mar y frente a los cañones que defendían las naves.
Había entonces en Redondela un santo patrón de una iglesia que estaba fuera del lugar y a alguna distancia de él, y cuya fiesta era privativa de los hombres, porque se trataba de cofrades que a ella pertenecían; las mujeres permanecían entre tanto solas en sus casas. Sempronio tenía buenos espías y fue informado por estos algunos días antes de la celebración de aquellos actos. Durante la noche anterior a la fiesta, el pirata arribó a un lugar muy próximo a Redondela y con unos cuantos de sus hombres se ocultó en sitio oportuno para llevar a cabo su plan.
Una vez que Sempronio recibió la nueva de cómo todos los hombres de Redondela habían comido juntos después de la misa y se dirigían a unos olivares donde solían divertirse con diversos juegos, seguro de que entre ellos estaba el astrólogo Marcolfo con sus adivinaciones y diciendo a muchos de sus vecinos lo que les había de acontecer, el pirata saltó con sus hombres armados a la casa del pobre astrólogo y entró en ella a saco, llevándose las cosas de más valor y riqueza que allí se encontraban. Y tomando a la señora Almena por un brazo, la metió dentro de su bergantín.
Después de cerrarla en su camarote, dio orden de desplegar velas y el barco salió mar afuera llevándose a bordo el rico botín.
Sabida la mala nueva de que el pirata había ido a Redondela, todos los hombres dejaron sus juegos y corrieron a la villa para tomar las armas; pero cuando llegaron ya había zarpado el bergantín del capitán Sempronio.
El triste Marcolfo, hallando su morada vacía, sin bienes ni esposa, se dirigió rápidamente a la ribera y se subió a una alta peña y, atando un gran pañuelo en el extremo de un palo, lo agitó en el aire y principió a gritar, llamando a su querida Almena y haciendo señas; pero el navío iba ya lejos y ningún caso hicieron a sus señales ni a sus gritos, no tardando en desaparecer. Entonces, el desesperado Marcolfo, desde lo alto de la peña que estaba a la orilla del mar, se lanzó de un gran salto y, cayendo sobre unos peñascos batidos por las olas, pereció entre las aguas.
Los de Redondela, apiadándose de su desgracia y condoliéndose de su muerte, viendo que no podían enterrarle en tierra santa, después de haberlo recogido, le abrieron un sepulcro dentro de unas peñas que están en medio del mar, a las cuales no se puede llegar sin barco.
Y así terminó aquel célebre adivino que no pudo adivinar su propia y terrible suerte.
Santiago Lorenzo Sueiro
Presidente de Alianzagalega